2 diciembre, 2014
/
by juan
/ /
Comments Closed

Una fortaleza roja en Jaén

banco-espana-jaen-lsd/nsc

Mirado desde fuera podría parecer una fortaleza, un coloso en rojo, y es que la antigua sede del Banco de España en Jaén, nació para ser infranqueable. Convertido en un símbolo de esta ciudad, el edificio todavía reta a quienes se acercan, con la expresión de lo que puedo ser y no fue.

El proyecto de diseñar una sucursal del Banco de España, se encargó al reconocido arquitecto Rafael Moneo en el año 1984. Seis años después se revelaría a todos los habitantes de Jaén una construcción asombrosa, un cuerpo compacto, rígido, o muchos cubos dentro de un mismo cajón.

Se estructuró con muros gruesos, pasillos estrechos, entradas blindadas, troneras a pruebas de ladrones, inexpugnable, la seguridad misma construida. Es así, con figuras geométricas, una sencilla ornamentación y una fachada que grita a los cuatros vientos el concepto, lo que significa un banco; que Moneo crea una de las expresiones posmodernistas más importantes del último siglo en Jaén.

El edificio cubre una planta de 1.046 m² sobre la que se erigen tres plantas de diferentes dimensiones que suman una superficie útil de 2.024 m², además cuenta con un amplio jardín amurallado.

banco-espana-jaen-lsd/nsc

Pero lo que, sin dudas, llama la atención de quienes lo observan es la majestuosidad de sus fachadas, conformadas con macizos de gran espesor en mármol Rojo Alicante apiconado. Un acabado rústico para un mármol profundamente elegante; la perfecta fusión de lo tradicional con lo innovador, la belleza y estilo en un edificio de alta seguridad.

Un interior terminado en madera cuida todos los detalles, el gran salón de espera, las puertas y ventanas protegidas, la escalera metálica y un estrecho pasillo que conduce a la “cámara acorazada” donde se guardaba el dinero y que hoy está vacía.

En diciembre del 2003 el gobierno decidió cerrar varias sucursales del Banco de España y entre ellas la de Jaén. Luego de su desmantelamiento se cerraron las puertas principales y hasta hoy el edificio aún no se ha destinado para otro uso. Los proyectos no han faltado, pero ninguno ha llegado a concretarse, algo enigmático, impenetrable, como si ninguno fuera suficientemente bueno para ocupar este lugar.

Aunque sus fachadas han quedado a merced del tiempo y la barbarie, en su interior el Moneo aún mantiene el espíritu del día en que se cerraron todas las cajas y quedó abandonado. Para muchos en Jaén este sigue siendo el Banco de España.

Imágenes cortesía de (LSD/NSC). Todos los derechos reservados.

Comments are closed.

Copyright © 2015 Luís Sánchez Díez - Natural Stone Company.

Designed by LGM.