2 diciembre, 2014
/
by juan
/ /
Comments Closed

Una ciudad sobre Capri Perla

torre-picasso-lsd/nsc

Los registros muestran que cada día acceden a la Torre Picasso en Madrid, más de cuatro mil personas, convirtiéndola así en el edificio más poblado de España. Un atractivo diseño exterior, 157 metros de altura, una estructura de hormigón armado sobre fina piedra, son sólo algunos de sus atributos arquitectónicos.

Inaugurada en 1988, la Torre Picasso se eleva sobre una superficie total de 121 m2, con diez mil toneladas de peso y una fachada compuesta por paneles de aluminio, en pleno corazón financiero de la capital española. Su finalidad determinó su posición y diseño, pues era necesario crear una instalación para uso de oficinas; en la actualidad, de sus 51 plantas, 42 cumplen con esta función.

Su particular y extensa presentación la convierte en un punto visible desde cualquier lugar de la ciudad, aunque son realmente sus espacios interiores los que más valor y excelencia atribuyen a esta obra. Oficinas de alta calidad, espacios inteligentes y para diferentes servicios, en combinación con un exquisito diseño interior, elevan la exclusividad de esta obra y la hacen un referente de la arquitectura más moderna en España.

torre-picasso-lsd/nsc

Suelos, paredes, escaleras

La claridad y elegancia de la caliza Capri Perla inunda gran parte de la Torre contribuyendo al diseño exclusivo y moderno, el cual se beneficia además de las cualidades propias de la roca como resistencia a impactos, durabilidad y facilidad de mantenimiento.

Esta piedra de naturaleza caliza, pero de resistencia similar a muchos mármoles, fue la elección ideal para los espacios interiores del edificio. En este caso el Capri Perla pulido en los suelos se combinó con un acabado apomazado para el revestimiento de las paredes.

En el caso de la entrada principal este conjunto se beneficia mucho más por la pared frontal elaborada con cristales; el rejuego entre luces y sombras de diferentes momentos del día y la sencilla composición del salón, expresan desde el principio la armonía, elegancia y majestuosidad de esta obra.

De igual modo se escogieron los tonos mezclados entre blanco, el Capri Perla y el Travertino Rojo para revestir las paredes de acceso a los ascensores y las escaleras para comunicar las diferentes plantas.

Como elementos que han sido predestinados, ambos la Capri Perla y la Torre Picasso, forman una pareja inigualable, indisoluble, unidos por la exclusividad y el estilo de una arquitectura refinada.

Imágenes cortesía de (LSD/NSC). Todos los derechos reservados.

Comments are closed.

Copyright © 2015 Luís Sánchez Díez - Natural Stone Company.

Designed by LGM.