5 diciembre, 2014
/
by
/ /
Comments Closed

Tres Culturas en el Ayuntamiento de Tudela

ayuntamiento-tudela-lsd/nsc

Caminando por la Plaza Vieja de Tudela, una zona colmada de tradiciones y símbolos, el viajero se encuentra con la sede del Ayuntamiento de la ciudad. Un edificio que desde su fachada cuenta su historia, una historia que data de finales del siglo XV y que también es la vida de los tudelanos.

De Tudela se ha dicho que es una ciudad con tres culturas afincadas en pleno corazón del Reino de Navarra; y no tienen menos razón y es que su formación, identidad y folklore le deben mucho a las huellas dejadas por los musulmanes, cristianos y judíos.

Fundada en el 797 por los árabes, la vida de este lugar ha sido un ir y venir, tolerancias, desalojos, luchas y mezclas entre quienes buscaban su espacio y dejaron su estela. Y aunque se quiso borrar el pasado y donde había templos, mezquitas y sinagogas, se construyeron iglesias y palacios, el olor de esas gentes está en el aire, los cantos impregnados en las paredes y sus formas en cada habitante.

Los edificios de Tudela son testigos de ese devenir y aún contienen rasgos de la transculturación; entre sus rutas vemos al Edificio Castel Ruiz, antiguo convento de Jesuítas; el Palacio Decanal representante del estilo gótico-mudéjar, la Catedral y la capilla mudéjar construidas donde antaño estuvo la Sinagoga mayor o la sede del Ayuntamiento de estilo neoclásico.

ayuntamiento-tudela-lsd/nsc

Este último edificio se construyó sobre el área que cubrían las Casas del Almudí, antiguos depósitos y establecimientos de compraventa de alimentos. Consta de dos instalaciones que, a lo largo de los años, se utilizaron para distintos fines como bodega y cárcel pública hasta que en 1940 acoge al centro administrativo de la región.

Su construcción se remonta al siglo XV aunque en varias ocasiones se reformó, siendo la imagen dada en 1919 la que se conserva en la actualidad; aunque del original permanece el pasillo entre la fachada principal con el zaguán y el Salón de Plenos.

Más allá de su importante función en el Ayuntamiento de Tudela, el Salón de los Plenos constituye la pieza principal gracias a su espectacular decoración neorrenacentista, sus pilares y arcos, los magníficos lienzos que cuenta la historia de Tudela, la imagen del Rey Juan Carlos I y un grupo escultórico de Santa Ana, protectora de la ciudad.

La exclusividad de esta antiquísima instalación convive en todos sus espacios, desde su figura que destaca en la Plaza Vieja, hasta sus decoraciones, frescos, cornisas y el mármol Crema Marfil que fusiona con testimonios de siglos. Desde las losas, escaleras, barandillas y aplacados esta piedra natural, distinguidísima, viene a contribuir con su brillo y luminosidad a la magia de esta gran obra.

La mezcla, esa fusión entre distintas culturas son las raíces de esta tierra, los cimientos de cada plaza y calle y el alma de sus cantares; es la gracia de la gente, su historia y Tudela misma.

 (LSD/NSC). Todos los derechos reservados.

Comments are closed.

Copyright © 2015 Luís Sánchez Díez - Natural Stone Company.

Designed by LGM.