El mármol, una pasión en común de tres Arquitectos

23 agosto, 2016
/
by juan
/ /
Comments Closed

Pasión por el Mármol

El mármol, disponible en una amplia gama de colores así como polícromo con incrustaciones de otros minerales, es una de las piedras naturales más utilizadas en la arquitectura actual. Su resistencia, durabilidad y lujosa estética lo convierten en un material muy apreciado.

Tres de los Arquitectos más emblemáticos del siglo XX  – Adolf Loos, Mies van der Rohe y Philip Johnson-  tienen en común no sólo sus gustos estilísticos sino su pasión por los revestimientos en mármol.

El mármol, una pasión en común: Mies van der Rohe, Adolf Loos y Philip Johnson 

marmol-arquitectura-moderna-Adolf-Loos-satreria-Sastrería-Goldman-Salatsch

Leer Mas

Minimalismo: una tendencia arquitectónica que nunca pierde vigencia

20 junio, 2016
/
by juan
/ /
Comments Closed

Minimalismo: una tendencia arquitectónica  que nunca pierde vigencia

Cuando hablamos del minimalismo o de la tendencia minimalista en arquitectura, nos estamos refiriendo a un estilo que puede calificarse de atemporal. Parafraseando a su precursor el gran arquitecto y diseñador industrial Ludwig Mies Van der Rohe: “La arquitectura es la voluntad de la época traducida a espacio”. Y desde su aparición en los 60, pasando por su madurez en los 80 y llegando a nuestros días, la tendencia minimalista, nunca ha perdido vigencia: sigue representando la voluntad de nuestra época.

Uno de los mayores logros del minimalismo consiste, según el diseñador industrial británico Jonathan Ive, en “inspirar espacios y productos esenciales y durables, que carecen de la frágil apariencia de usar y tirar de la obsolescencia programada”.

Si bien esta tendencia arquitectónica surge en Estados Unidos en los 60, tiene raíces europeas, en las primeras ideas del arquitecto alemán Ludwig Mies van der Rohe quien elabora su pensamiento durante el ejercicio de su cargo en como Director de la Escuela de Arte y Diseño de la Bauhaus, en Alemania, a finales de los años 30.

Poco tiempo después, y debido al devenir de la segunda guerra mundial, emigra a Estados Unidos aprovechando el hecho de que allí ya resulta conocido como diseñador y como arquitecto, y se nacionaliza estadounidense. Entrado los años 60 participa en Nueva York del movimiento del arte mínimo y geométrico en las artes visuales donde su versión del racionalismo y posteriormente del funcionalismo, se convierten en modelo para otros diseñadores.

Minimalismo es lograr lo máximo con lo mínimo y expresar lo más posible, con la mayor economía de recursos. Esta austeridad, esta economía de ornamentos, no implica que las obras de esta tendencia no conmuevan: el buen diseño siempre conmueve.

Van der Rohe busca demostrar que lo esencialmente bueno no necesita de ornamentos ni de formalismos, que al hecho arquitectónico que goza de absoluta armonía no es preciso agregarle ni quitarle nada. También piensa en la páctica: para él, lo que resulta funcional díficilmente puede no calificarse de bello.

Es por esto que la obra de van der Rohe se destaca por la ausencia de ornamentos, pero no por eso deja de estar dotada de la sutileza y elegancia que le aportan el uso de formas perfectas y materiales nobles.

Sin dudas, el hecho de haber sido hijo de un escultor, y haber asistido a su padre con su taller desde temprana edad, le enseñó a manejar tanto los volúmenes y su espacialidad, como a respetar la piedra y el mármol con que luego dotaría de singular presencia y elegancia a muchas de sus obras. Se dice que junto con Adolf Loos, era de los pocos arquitectos de su época capaces de usar superficies marmóreas absoluta naturalidad (ej. tratamiento murario del Pabellón Alemán para la exposición de Barcelona en 1929 y el interior de la Casa Tughendat en Brnó construída entre 1928 y 1930).

MInimalismo-tendencia-arquitectónica-mies-van-der-rohe

 

Leer Mas

La Arquitectura Invisible y las empresas tecnológicas más emblemáticas

11 junio, 2016
/
by juan
/ /
Comments Closed

La Arquitectura Invisible y las aspiraciones camaleónicas de las empresas tecnológicas más emblemáticas: el caso de Facebook, Google y Apple

La arquitectura invisible como su nombre lo sugiere, busca disfrazar, ocultar sus edificios, que no por este motivo dejan de estar presentes, ni de ser enormes en algunos casos. Estos se funden, se integran con el paisaje en el que están enclavados. Algunos autores incluso entienden que la arquitectura invisible más que aspirar a integrarse al paisaje, busca pasar inadvertida, porque en última instancia lo que hace es rendirle culto al paisaje.La arquitectura invisible recurre entonces al mimetismo y al ilusionismo óptico. Para esto se sirve de diferentes técnicas para hacer “desaparecer” construcciones: pantallas, espejos (incluso espejos de agua y superficies reflectantes en general), videocámaras, mallas miméticas, etc.

Uno de los arquitectos más representativos de esta tendencia, el francés Dominque Perrault manifiesta utilizar «… la desaparición para que un proyecto no se transforme en un obstáculo. La arquitectura que consiste en construir muros es un acto de separación necesario, pero mi deseo es separar lo menos posible, respondiendo a esa ecuación de continuar el desarrollo sin destruir la especificidad de los lugares».

No puede ser casual que la actual sede de Facebook en Silicon Valley (San Francisco) y las futuras sedes de Apple y Google en California recurran a construcciones invisibles y asimismo, no deja de ser paradójico que apostando por la discreción, hayan elegido para sus proyectos arquitectos de reconocidisimo prestigio cuyas obras siempre suscitan la atención pública. Frank Gehry es el autor de la oficinas centrales de Facebook, Norman Foster, el responsable del futuro anillo de Apple en Cupertino, Bjarke Ingels y Thomas Hearherwick, trabajan en la futura sede de Google y que incluso reconocen oficialmente esa voluntad de discreción en su blog. La compañía describe su nueva sede como un edificio que “desvanece la diferencia entre arquitectura y naturaleza”.

Pero uso de la arquitectura invisible no es el único nexo que tienen la oficinas centrales de estas tres empresas entre sí, ya que todas, incorporan elementos de otras tendencias arquitectónicas recientes: se puede decir que tienen en común fundir a la perfección elementos de las corrientes arquitectónicas high tech, multifuncional, minimalista, eco-arquitectura o arquitectura sustentable, e incluso elementos de la arquitectura metabolista de los 60`por su apuesta al look futurístico, que hasta el momento el público no había podido apreciar más que en películas de alienígenas.

Todos estos espacios arquitectónicos al tiempo que cumplen su función como edificios de oficinas, constituyen un punto de referencia visual, y en cierto sentido hasta un “manifiesto”, en el sentido de que proyectan una imagen corporativa asociada al futuro, a lo tecnológico y a lo sustentable. Pero es más que una imagen corporativa en la concepción tradicional: ahora la imagen corporativa pasa también por una conexión emocional, conexión que alinea a la empresa tanto con sus empleados como con sus clientes.

Lo interesante de todos estos proyectos que funden las últimas tendencias arquitectónicas, es que representan un cambio de paradigma respecto del ambiente de trabajo: la conexión emocional a la que hacíamos referencia antes, y que pasa también por el asombro, y por la esperanza de un futuro mejor, muestra un ambiente de trabajo que pasa a ser un espacio más horizontal, de colaboración, de trabajo en equipo, descontracturado, que da espacio a lo lúdico como forma de potenciar la creatividad y la productividad, y que genera una sensación de protección por su sustentabilidad.

Lo puedes leer en menos de 5 minutos aproximadamente …

Leer Mas
Copyright © 2015 Luís Sánchez Díez - Natural Stone Company.

Designed by LGM.