Arquitectura High-Tech y su evolución al Eco-tech

27 junio, 2016
/
by juan
/ /
Comments Closed

Arquitectura High-Tech y su evolución al Eco-tech

Obviamente la arquitectura high tech (alta tecnología) no escapa a esta realidad. La base de esta tendencia arquitectónica es jugar de manera creativa con los espacios para producir obras en que se evidencie y hasta se ostente la complejidad de la técnica empleada.

Existe un consenso generalizado respecto a que lo que hagamos para cambiar la forma en que utilizamos los recursos, afectará la forma en que van a vivir las próximas generaciones. Justamente, una de las definiciones de sustentabilidad más conocidas indica que sustentabilidad no es otra cosa que “satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la posibilidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades” (Comisión Brundtland).

Es por eso que las principales tendencias arquitectónicas del siglo XX se proyectan en el siglo XXI incorporando el concepto de sustentabilidad. Por lo cual, lo que comenzó siendo una tendencia arquitectónica –la arquitectura eco-sustentable, también llamada arquitectura sostenible, arquitectura ecológica o arquitectura verde- hoy es una tendencia subyacente en todas las tendencias arquitectónicas vigentes.

La arquitectura high-tech sale a la luz en la década de los 60´del siglo XX, tomando su nombre del libro escrito por Suzanne Sleinn y Joan Kron, llamado “The Industrial Style and Source Book for The Home”. A este estilo arquitectónico algunos autores lo denominan también Tardo Modernismo por considerar que en realidad se trata de un Modernismo con tecnología.

En su versión siglo XXI, la tendencia arquitectónica high-tech incorpora la sostenibilidad en sus construcciones. La crisis del petróleo de 1973, hace que muchas de las primeras edificaciones del high-tech decaigan por el alto costo que representa su mantenimiento y esto lleva a que los principales arquitectos de este movimiento busquen una manera de “reciclarlo”. En la Conferencia Internacional de Florencia de 1993, se trata el tema de la incorporación de las energías renovables en la arquitectura y el urbanismo y arquitectos de la talla de Renzo Piano, Norman Foster, y Thomas Herzong, entre otros, se unen para impulsar la creación del grupo READ, con el objetivo de estudiar la utilización de las energías renovables en la construcción y la creación de proyectos amigables con el medio ambiente. Este movimiento evoluciona hasta lo que hoy damos en llamar eco-tech, que es una de las formas de la arquitectura sustentable.

A continuación presentamos tres obras representativas de la Arquitectura High-Tech en su versión eco-tech. Las mismas tienen como denominador común el haber sido diseñadas por arquitectos de renombre respaldados por sus importantísimos estudios arquitectónicos, y en los dos primeros casos, ser incorporaciones a obras previamente existentes y de estilos completamente distintos a las que complementan con clase, pero con polémica también.

La tercer obra, si bien es nueva, se integra magistralmente a su entorno, el cual incluye un fragmento de una muralla medieval. Las tres obras apelan a la transparencia y a la geometría, ostentan la tecnología, son escultóricas, hacen un brillante uso de la luz, economizan energía, conmocionan con su estética, y todas ellas, son icónicas y cada una a su manera constituye un “manifiesto”. Disfrutémoslas a continuación. Existen también muchas cosas en común entre los tres arquitectos, ya que además de la breve sociedad que mantuvieron Norman Foster y Richard Rogers, los tres se hicieron acreedores del más famoso premio de arquitectura internacional, el Premio Pritzker.

Norman Foster y un domo de cristal para el Reichstag

Leer Mas

Minimalismo: una tendencia arquitectónica que nunca pierde vigencia

20 junio, 2016
/
by juan
/ /
Comments Closed

Minimalismo: una tendencia arquitectónica  que nunca pierde vigencia

Cuando hablamos del minimalismo o de la tendencia minimalista en arquitectura, nos estamos refiriendo a un estilo que puede calificarse de atemporal. Parafraseando a su precursor el gran arquitecto y diseñador industrial Ludwig Mies Van der Rohe: “La arquitectura es la voluntad de la época traducida a espacio”. Y desde su aparición en los 60, pasando por su madurez en los 80 y llegando a nuestros días, la tendencia minimalista, nunca ha perdido vigencia: sigue representando la voluntad de nuestra época.

Uno de los mayores logros del minimalismo consiste, según el diseñador industrial británico Jonathan Ive, en “inspirar espacios y productos esenciales y durables, que carecen de la frágil apariencia de usar y tirar de la obsolescencia programada”.

Si bien esta tendencia arquitectónica surge en Estados Unidos en los 60, tiene raíces europeas, en las primeras ideas del arquitecto alemán Ludwig Mies van der Rohe quien elabora su pensamiento durante el ejercicio de su cargo en como Director de la Escuela de Arte y Diseño de la Bauhaus, en Alemania, a finales de los años 30.

Poco tiempo después, y debido al devenir de la segunda guerra mundial, emigra a Estados Unidos aprovechando el hecho de que allí ya resulta conocido como diseñador y como arquitecto, y se nacionaliza estadounidense. Entrado los años 60 participa en Nueva York del movimiento del arte mínimo y geométrico en las artes visuales donde su versión del racionalismo y posteriormente del funcionalismo, se convierten en modelo para otros diseñadores.

Minimalismo es lograr lo máximo con lo mínimo y expresar lo más posible, con la mayor economía de recursos. Esta austeridad, esta economía de ornamentos, no implica que las obras de esta tendencia no conmuevan: el buen diseño siempre conmueve.

Van der Rohe busca demostrar que lo esencialmente bueno no necesita de ornamentos ni de formalismos, que al hecho arquitectónico que goza de absoluta armonía no es preciso agregarle ni quitarle nada. También piensa en la páctica: para él, lo que resulta funcional díficilmente puede no calificarse de bello.

Es por esto que la obra de van der Rohe se destaca por la ausencia de ornamentos, pero no por eso deja de estar dotada de la sutileza y elegancia que le aportan el uso de formas perfectas y materiales nobles.

Sin dudas, el hecho de haber sido hijo de un escultor, y haber asistido a su padre con su taller desde temprana edad, le enseñó a manejar tanto los volúmenes y su espacialidad, como a respetar la piedra y el mármol con que luego dotaría de singular presencia y elegancia a muchas de sus obras. Se dice que junto con Adolf Loos, era de los pocos arquitectos de su época capaces de usar superficies marmóreas absoluta naturalidad (ej. tratamiento murario del Pabellón Alemán para la exposición de Barcelona en 1929 y el interior de la Casa Tughendat en Brnó construída entre 1928 y 1930).

MInimalismo-tendencia-arquitectónica-mies-van-der-rohe

 

Leer Mas

La Arquitectura Invisible y las empresas tecnológicas más emblemáticas

11 junio, 2016
/
by juan
/ /
Comments Closed

La Arquitectura Invisible y las aspiraciones camaleónicas de las empresas tecnológicas más emblemáticas: el caso de Facebook, Google y Apple

La arquitectura invisible como su nombre lo sugiere, busca disfrazar, ocultar sus edificios, que no por este motivo dejan de estar presentes, ni de ser enormes en algunos casos. Estos se funden, se integran con el paisaje en el que están enclavados. Algunos autores incluso entienden que la arquitectura invisible más que aspirar a integrarse al paisaje, busca pasar inadvertida, porque en última instancia lo que hace es rendirle culto al paisaje.La arquitectura invisible recurre entonces al mimetismo y al ilusionismo óptico. Para esto se sirve de diferentes técnicas para hacer “desaparecer” construcciones: pantallas, espejos (incluso espejos de agua y superficies reflectantes en general), videocámaras, mallas miméticas, etc.

Uno de los arquitectos más representativos de esta tendencia, el francés Dominque Perrault manifiesta utilizar «… la desaparición para que un proyecto no se transforme en un obstáculo. La arquitectura que consiste en construir muros es un acto de separación necesario, pero mi deseo es separar lo menos posible, respondiendo a esa ecuación de continuar el desarrollo sin destruir la especificidad de los lugares».

No puede ser casual que la actual sede de Facebook en Silicon Valley (San Francisco) y las futuras sedes de Apple y Google en California recurran a construcciones invisibles y asimismo, no deja de ser paradójico que apostando por la discreción, hayan elegido para sus proyectos arquitectos de reconocidisimo prestigio cuyas obras siempre suscitan la atención pública. Frank Gehry es el autor de la oficinas centrales de Facebook, Norman Foster, el responsable del futuro anillo de Apple en Cupertino, Bjarke Ingels y Thomas Hearherwick, trabajan en la futura sede de Google y que incluso reconocen oficialmente esa voluntad de discreción en su blog. La compañía describe su nueva sede como un edificio que “desvanece la diferencia entre arquitectura y naturaleza”.

Pero uso de la arquitectura invisible no es el único nexo que tienen la oficinas centrales de estas tres empresas entre sí, ya que todas, incorporan elementos de otras tendencias arquitectónicas recientes: se puede decir que tienen en común fundir a la perfección elementos de las corrientes arquitectónicas high tech, multifuncional, minimalista, eco-arquitectura o arquitectura sustentable, e incluso elementos de la arquitectura metabolista de los 60`por su apuesta al look futurístico, que hasta el momento el público no había podido apreciar más que en películas de alienígenas.

Todos estos espacios arquitectónicos al tiempo que cumplen su función como edificios de oficinas, constituyen un punto de referencia visual, y en cierto sentido hasta un “manifiesto”, en el sentido de que proyectan una imagen corporativa asociada al futuro, a lo tecnológico y a lo sustentable. Pero es más que una imagen corporativa en la concepción tradicional: ahora la imagen corporativa pasa también por una conexión emocional, conexión que alinea a la empresa tanto con sus empleados como con sus clientes.

Lo interesante de todos estos proyectos que funden las últimas tendencias arquitectónicas, es que representan un cambio de paradigma respecto del ambiente de trabajo: la conexión emocional a la que hacíamos referencia antes, y que pasa también por el asombro, y por la esperanza de un futuro mejor, muestra un ambiente de trabajo que pasa a ser un espacio más horizontal, de colaboración, de trabajo en equipo, descontracturado, que da espacio a lo lúdico como forma de potenciar la creatividad y la productividad, y que genera una sensación de protección por su sustentabilidad.

Lo puedes leer en menos de 5 minutos aproximadamente …

Leer Mas

La Arquitectura Sustentable

6 junio, 2016
/
by juan
/ /
Comments Closed

La arquitectura sustentable, también denominada arquitectura sostenible, eco-arquitectura, arquitectura verde o arquitectura ambientalmente consciente

En lo que va del Siglo XXI, la arquitectura se ha direccionado a proyectos amigables con el ambiente buscando contribuir a solucionar o al menos mitigar una problemática que nos acucia a todos. La arquitectura sustentable, también denominada arquitectura sostenible, eco-arquitectura, arquitectura verde o arquitectura ambientalmente consciente, evoluciona de la corriente arquitectónica denominada high tech y es un modo de concebir el diseño arquitectónico que implica disminuir el impacto ambiental y fomentar la eficiencia energética.

En este sentido, la arquitectura sustentable valora la eficacia y moderación en el uso de los materiales y busca el aprovechamiento de los recursos de su entorno, considerando para esto las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del espacio a construir, para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto. También pone especial atención a la reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables tales como paneles fotovoltaicos, generadores eólicos, energía solar térmica, biomasa o incluso energía geotérmica. Lo ideal para garantizar el suministro energético durante todo el año, bajo condiciones climáticas y ambientales cambiantes, es combinar diferentes fuentes.

Organizaciones como Green Building Council (GBC) o Building Research Establishment (BRE) -entre otras-, se encargan de definir los estándares de edificación sostenible, evaluando y certificando la sostenibilidad de los edificios a través de sus herramientas específicas: LEED, BREEM, VERDE. A pesar de esto, y dada la diferencia de criterios y/o prioridades que establece cada organización, una de las mayores dificultades que tienen hoy en día propietarios, promotores, técnicos y constructores de cara al diseño y construcción de un inmueble sostenible es justamente el que no existan unos parámetros uniformes no tanto para considerar qué aspectos determinan la sostenibilidad de un edificio sino qué orden de importancia establecer para éstos y cuanto énfasis hacer en cada uno de los distintos parámetros.  Pero básicamente, lo que hay que tener en cuenta es que una arquitectura sustentable debe satisfacer las necesidades de sus ocupantes, sin por ello poner en peligro el bienestar y el desarrollo de las generaciones futuras.

Lo puedes leer en menos de 5 minutos aproximadamente …

Leer Mas
Copyright © 2015 Luís Sánchez Díez - Natural Stone Company.

Designed by LGM.